Electrolux

....................................................................

Nuestra Historia

Electrolux en el Mundo

 
 

axel wenner-gren

 

La determinación de Axel Wenner-Gren

La historia de un hombre decidido a que la aspiradora entrara en todas las casas del mundo.

Corría el año 1913. El Sr. Axel Wenner-Gren, un joven empresario, se acercaba a las oficinas de AB Lux, fabricante de lámparas de kerosene en Estocolmo. Transportaba una caja grande que contenía una aspiradora. Llevaba muchos meses buscando un socio fabricante para su electrodoméstico, aún desconocido, pero hasta ese momento no había encontrado a nadie que estuviera interesado. Sin embargo, Wenner-Gren no pensaba darse por vencido. Ese día se había citado con el Sr. Lindblom en Lux.


Lindblom, otro sagaz empresario, había dirigido hasta hacía pocos años un rentable negocio de lámparas de gas. Las lámparas Lux de Lindblom alumbraban todas las calles de Estocolmo y, para responder a la creciente demanda, Lindblom había construido una de las fábricas más grandes de Estocolmo. Sin embargo, la moderna bombilla incandescente estaba dejando obsoletas las lámparas de gas a gran velocidad y Lindblom empezaba a acumular deudas.


El Encuentro


Lindblom no se levantó del asiento cuando Wenner-Gren entró en su despacho. Sólo tengo 10 minutos, dijo mientras miraba al joven Wenner-Gren. Lindblom reparó en la máquina en forma de cilindro que Wenner-Gren llevaba en la mano. ¿Ésa es una máquinas aspiradoras?, preguntó. Sí, Señor, contestó Wenner-Gren. ¿Puedo enchufarla y enseñarle cómo funciona?

Lindblom se levantó y miró a Wenner-Gren mientras aspiraba un área de su alfombra. Quedó asombrado de la potencia y el reducido tamaño de la máquina. Wenner-Gren le enseñó el interior de la bolsa para demostrarle la cantidad de polvo que había capturado. El Sr. Lindblom aplaudió con entusiasmo. Buena demostración, dijo.

Wenner-Gren habló con rapidez: Quiero que todos los hogares del mundo tengan un aparato como éste. Tengo la patente del diseño y sólo necesito un socio que me ayude a fabricarlo. Prosiguió hasta que hubo descrito el proyecto con todo detalle. Lindblom volvió a su asiento y le escuchó.


Promesa de éxito


Lo siento, me ha gustado ese aparato, pero no veo que la gente pueda quererlo. Tú no tienes dinero, así que todo el riesgo lo correríamos nosotros, y no tengo intención de asumir esa responsabilidad, dijo Lindblom.

Wenner-Gren ya había oído eso antes. Señor, puedo garantizarle que los clientes lo querrán, dijo.
¿Acaso tienes una bola de cristal?, contestó Lindblom.

No, pero puedo prometerle que yo personalmente venderé 500 de estos aparatos y compartiré los beneficios con usted. Estoy tan seguro de lo que digo que si no funciona, encontraré el dinero para pagarle las máquinas que no venda, dijo Wenner-Gren.

Lindblom contempló la aspiradora en silencio. Pasó casi un minuto hasta que por fin habló: Hagamos un trato, Sr. Wenner-Gren: 500 máquinas para finales de 1913. Las que no venda, las pagará, dijo.


De puerta en puerta


En un año, Wenner-Gren había creado un equipo de vendedores y les había formado con un innovador método de ventas que había aprendido en Estados Unidos: la venta a domicilio. Wenner-Gren también implementó una garantía de devolución, una novedad absoluta en Suecia. Con la ayuda de un grupo de vendedores, Wenner-Gren iba de puerta en puerta demostrando las habilidades del electrodoméstico. El equipo llevó las máquinas por toda Europa. A finales de 1913, habían vendido 16.000 modelos Lux 1.

Una mujer joven inspira a Electrolux.
Las primeras aspiradoras eran máquinas en forma de balde y trapiador, muy pesadas e incómodas de manejar. Hasta que un cliente dio a Electrolux la idea de montar la aspiradora en una especie de trineo.

Visita a domicilio de un vendedor.
Aunque no esperaba visitas tan pronto esa mañana de otoño de 1922, Maria Eriksson, una joven ama de casa, oyó el timbre de su casa y fue a abrir la puerta. Le sorprendió encontrarse con un vendedor de Electrolux, vestido con traje y de aspecto impecable, el mismo que había vendido el electrodoméstico a su familia hacía unos seis meses. Maria había usado el LUX 1 para las tareas de la casa y estaba bastante contenta de haber adquirido ese moderno artilugio que le ayudaba en la limpieza.
¿Sí?, dijo.

Perdone que le moleste. Sólo quería preguntarle qué tal le iba con la nueva aspiradora, Sra. Eriksson, dijo.
Maria Eriksson hizo pasar al vendedor y ambos estuvieron un rato hablando sobre el electrodoméstico. El vendedor tomó algunas notas, le agradeció su tiempo y se marchó.


Dos días después


El vendedor se llamaba Kurt Linder y, como otros vendedores, acostumbraba visitar la sede central de Electrolux el último viernes de cada mes. La finalidad de estas reuniones era informar personalmente sobre posibles problemas, intercambiar impresiones y compartirlas con los ingenieros. Axel Wenner-Gren, el CEO, no se perdía una reunión de los viernes por nada del mundo. No estaríamos donde estamos si no fuera por nuestros clientes. Nuestra mayor prioridad es asegurarnos de que están satisfechos, decía.


Lo que dijo Maria


Kurt Linder tomó la palabra ante todo el grupo. Sé que hemos fabricado una aspiradora lo más ligera posible, pero sigue pesando demasiado, dijo. Ese comentario ya había surgido alguna vez y hacía que los ingenieros se sintieran muy frustrados, por lo que se oyó un murmullo de desaprobación. Ya me lo han dicho tres personas, continuó. Pero una mujer joven me ha dicho algo que me ha dado que pensar. Los ingenieros guardaron silencio.
Kurt continuó: Me dijo que no es el peso de la aspiradora lo que supone un problema, sino cargar con ella. Dijo que a veces la ponía de lado y la arrastraba, explicó el vendedor.


Reflexión


En ese momento, el CEO tuvo una idea. Wenner-Gren dijo: ¿Y por qué no fabricamos una aspiradora que se deslice por la casa, que siga a quien la usa? Podría desplazarse como un trineo. Cogió un bolígrafo, hizo un sencillo esbozo, y así fue como nació el concepto de la aspiradora moderna que conocemos hoy. Rediseñó la tradicional forma de balde y trapiador y colocó la aspiradora de lado, con los bordes redondeados y patines similares a trineos acoplados a la base. Nuestro próximo modelo tiene que parecerse a éste, dijo Wenner-Gren.


Una nueva era para las aspiradoras

En 1924, se lanzó el Modelo V inspirado en la experiencia de un consumidor. Fue la primera aspiradora que llevó la marca Electrolux. Los patines situados en la parte inferior del electrodoméstico fueron un éxito rotundo y estuvieron presentes en todas las aspiradoras Electrolux hasta bien entrados los 60. Con el paso de los años, la empresa ha continuado confiando en la experiencia del consumidor, lo cual le ha permitido incorporar mejoras como un cable autoenrollable, correas de piel para los hombros y tubos más largos.


John Tandberg y la pasión por la innovación


A principios de 1900, la refrigeración sólo estaba al alcance de unos pocos. Hasta que Electrolux llevó el lujo del frío a todos los hogares.


El frío era su misión


Una mañana de 1936, John Tandberg se quedó boquiabierto al leer un titular del periódico. Anunciaban que se había vendido un millón de Electrolux L1, el primer refrigerador por aire, en todo el mundo. Para Tandberg, eso significaba que se había cumplido una promesa que él había hecho a Axel Wenner-Gren hacía más de diez años: conseguir que la refrigeración llegara a todas las casas del mundo.

Diez años antes: un movimiento arriesgado

En 1924, Electrolux hipotecó el negocio para comprar la patente de la tecnología de refrigeración a dos jóvenes ingenieros, Baltzar von Platen y Carl Munters. Después de firmar la compra, Wenner-Gren se presentó en casa de Tandberg: Quiero proponerle un reto, pero antes de que hablemos, me gustaría ver su refrigerador, dijo Wenner-Gren. En una esquina de la cocina, había una caja revestida de zinc que sostenía un bloque de hielo. La caja estaba rodeada de toallas para absorber el hielo derretido.
¿Qué pensaría si le dijera que podría tener un refrigerador que no necesitara hielo ni agua corriente para mantener la comida fresca y limpia?, dijo Axel Wenner-Gren. Le preguntaría dónde podía conseguir uno, dijo Tandberg.
Invéntelo, contestó Wenner-Gren.


Reto aceptado


Tandberg asumió el cargo de jefe del laboratorio químico de Electrolux con el objetivo de crear el refrigerador del futuro. Pero esta tarea no estuvo exenta de obstáculos. Von Platen y Munters habían confeccionado una lista de los problemas que no habían sido capaces de resolver en su modelo, como la corrosión, fugas, temperaturas inestables, incluso explosiones!
Lo que necesito es formar un excelente equipo que sea capaz de crear esta tecnología, pensó. Su primer movimiento fue reunir al equipo del departamento de desarrollo de Electrolux, formado por ingenieros y científicos de todo el mundo.


Ideas en el aire


Una vez reunió al grupo, Tandberg les explicó su misión: gracias a la aparición de la refrigeración de absorción, sabemos que se puede crear frío mediante la energía térmica del agua. Sin embargo, no todos los hogares disponen de agua corriente, pero todos los hogares, desde Asia hasta América, necesitarán un refrigerador. Por eso vamos a producir el frío con aire, que está al alcance de todos.


El nacimiento de la refrigeración


En un año, el equipo de desarrollo de Electrolux sacó al mercado un refrigerador más efectivo y seguro, con la idea de rediseñarlo y seguir mejorándolo. Hacia 1931, el equipo de Electrolux creó el L1, el primer refrigerador por aire, una innovación que consiguió que los refrigeradores fueran limpios, fiables y accesibles para cualquier hogar. Y sólo cinco años después, John Tandberg se quedó pensativo al leer ese titular en el periódico: lo habían conseguido, habían llevado la refrigeración a todas las casas del mundo.